Hoy Santa Marta tiene una oportunidad histórica para poder lograr solucionar el problema del agua, pues un samario dirige el Banco de Desarrollo de América Latina, pero por ser Díaz Granado a Caicedo no le interesa trabajar con él y lo ha declarado enemigo del cambio.

Colombia llega a la presidencia del Banco de Desarrollo de América Latina – CAF, bajo la presidencia de Sergio Díaz Granados, un samario, quien viene de ser el Director ejecutivo del BID para Colombia y Perú. Previamente Díaz Granado a ocupado diferentes cargos en el país, incluso fue representante a la cámara por el Departamento del Magdalena.

La CAF, es una entidad que tiene como uno de sus objetivos, “Promover el acceso a servicios básicos para promover la calidad vida de poblaciones vulnerables”, en palabras castizas: promueven el acceso a agua potable a las poblaciones que no la tienen, casualmente, como nuestra Santa Marta.

Fácilmente la CAF sería un aliado natural para la búsqueda del sueño samario, ese sueño de tener agua potable en todos los rincones de la ciudad; pero ese sueño es interrumpido, así como el de miles de samarios que deben despertarse a las 3:00 am a prender la motobomba con la esperanza de poder tener algo de agua en sus casas para sus necesidades.

Y es interrumpido por la arrogancia fascista y demagógica de quien, desafortunadamente, rige en la Gobernación del Magdalena y la alcaldía de Santa Marta. Pues desde la elección de Sergio como presidente de la CAF, Caicedo y sus seguidores han arremetido sistemáticamente contra la legitimidad de este proceso.

Primero, desvirtuando la elección por la participación del ex alcalde encargado de Santa Marta, Andrés Rúgeles, en la campaña de Sergio a la presidencia de la CAF.

Segundo, como ya nos tiene acostumbrados, arremete con los mismos argumentos de los de antes, de los clanes y la clase política tradicional del Magdalena, que según han llegado a la entidad para bloquear el gobierno del cambio…. en fin, un sin número de argumentos retóricos que solo reafirman su incapacidad de construir con el diferente, producto de su estructura ideológica fascista.

Sin duda el problema del Magdalena no son los de antes, ya que ellos no gobiernan, el problema son los de ahora que no están dispuestos a construir con los diferentes, mucho menos con las entidades públicas que no son de su corriente política e ideológica.

Hoy Santa Marta tiene una oportunidad histórica para poder lograr solucionar el problema del agua, pues un samario dirige el Banco de Desarrollo de América Latina, pero por ser Díaz Granado a Caicedo no le interesa trabajar con él y lo ha declarado enemigo del cambio.

Como sociedad samaria, debemos aunar esfuerzo y presionar al gobierno para que genere soluciones reales y tangibles sobre este problema estructura, y no más lanzamientos de estudios que nos han costado millones de pesos y no han dado ninguna solución viable.

Antes de terminar, quiero felicitar públicamente a Sergio Díaz Granados por su elección como presidente de la CAF, indistintamente de las diferencias, su llegada al banco representa un soplo de esperanza para nuestro país y el Magdalena, que tanto requiere de inversión, igual o superior a la que ha recibido Barranquilla y el Atlántico.

Que se acabe la pelea y trabajen todos por el Agua para Santa Marta.

Por Pedro David Tobias

Joven de 24 años de edad, Plateño, Padre de David Alejandro, estudiante de Administración de Empresas en la Universidad del Magdalena. Con más de 10 años de activismo político a favor de los derechos y oportunidades de los jóvenes del Departamento del Magdalena y el pías. Fundador y Presidente del Movimiento Magdalena Joven, como apuesta de generación de transformación del territorio a través de estimulo de la participación de los jóvenes en política, orientados por principios, valores y una agenda de gestión sobre lo fundamental: la calidad de vida de todos.