La pavimentación y construcción de 4 puentes en los últimos 18 años en la llamada “Transversal de la Depresión Momposina”, entre El Burro en la Troncal del Caribe y Magangué, empalmando con la Transversal de Occidente, mejoró la movilidad para los antes aislados municipios de esta región, pero también ha aumentado notablemente el tráfico vehicular por los municipios de El BancoGuamalMompoxTalaiguaCicuco y Magangué.

Es obvio que los conductores la prefieran, por los ahorros en tiempo y distancia entre el Caribe y el interior del país, ahorrando  45 kms y un peaje desde El Burro hasta el Carmen de Bolívar, en comparación  al  trayecto por Bosconia y Plato, y 145 kms menos a Cartagena respecto a la vuelta por Ciénaga y Barranquilla. Y para los turistas la ganancia adicional por sus paisajes de ciénaga y atractivos como Mompox, con lo cual el tráfico será más alto cada día.

Pero no se preparó a los municipios para el alto tráfico construyendo, o al menos planificando, las respectivas vías variantes y hoy ello está ocasionando deterioro de las mallas urbanas, congestión, accidentalidad y, obviamente, pérdida de tiempo para los vehículos, entre otros efectos negativos.

Otros municipios por los cuales transitan los proyectos “Ruta del Sol” o “Yuma”, como El DifícilBosconiaCiénaga, y hasta algunos corregimientos,  hoy les están construyendo sendas variantes.

Pero no ha sido así para la transversal de la Depresión Momposina donde, de los seis municipios, sólo Magangué en Bolívar ha logrado la asignación de recursos, en una audaz gestión que en 2020 logró arañarle $112 mil millones al “CONPES 4010-Plan de reactivación Económica” de INVIAS. Es la más avanzada de todas, así como la de Santa Ana que fue incluida en el proyecto de construcción del puente en 2015.

Por el contrario, El Banco, además de las dificultades por el trazado y a pesar de la obvia necesidad del proyecto, este no quedó incluido, de hecho ni siquiera es mencionado, en el Plan de Desarrollo del actual Alcalde, lo cual es un requisito para cualquier iniciativa de recursos ante el gobierno nacional. Es el más atrasado de todos, mientras Guamal al menos si lo incluyó en el Plan de Desarrollo.

¿QUÉ BENEFICIOS TRAERÍA AL TRÁFICO NACIONAL?

La variante de Mompox sería la de mayor recorrido (14 kms) pero la de mayor ahorro (30% menos de recorrido) y en terrenos de baja dificultad. La de Guamal es la más corta  (3.3 kms) y en un trayecto de baja dificultad y la de mayor ahorro en tiempo de recorrido. La variante de El Banco es la de mayor dificultad e incluso aumenta la longitud de recorrido a casi 9 kms, aunque disminuye en un 70% el tiempo de recorrido (ver gráficos).

¿Y CUÁNTO COSTARÍAN?

Calculamos el costo a partir del valor por km de los recursos aprobados para la variante de Magangué recientemente. Así observamos que, por su mayor recorrido, la de Mompox costaría aproximadamente $110 mil millones y la más económica sería la de Guamal, por valor aproximado de $31 mil millones frente a los aproximadamente $81 mil millones que costaría la de El Banco (ver figura). Estos valores seguramente variarán, conforme a los estudios respectivos y las características propias del trazado para cada municipio.

Pero el cálculo sirve para concluir que, conforme a los valores aprobados para Magangué, los $9.2 billones que dispuso INVIAS el año anterior, las oportunidades de recursos de la postpandemia, así como la importancia nacional que ya tiene esta vía, si existen las posibilidades de conseguir esos recursos.

Pero para ello se requiere gestión y visión amplia de parte de los gobernantes, lo cual hoy deja preocupaciones ante las falencias en la visión de algunas alcaldías como la El Banco al no incluir la variante en su plan de Desarrollo, la pasividad de Mompox y la baja capacidad de gestión y trabajo en equipo que ha demostrado el actual Gobernador del Magdalena.

Los recursos están en el nivel nacional. Iniciativa y trabajo en equipo entre los seis alcaldes y los dos Gobernadores, esa es la clave.

LA VARIANTE DE EL BANCO

Por sus complicaciones merece un análisis aparte, con dos recorridos alternativos: La propuesta de la línea naranja que en 2005 diseñó la Alcaldía, con un puente sobre la calle nueva hasta detrás del actual Batallón y empalma con una circunvalar entre el muelle, el puerto de Loba y la salida a Guamal, desde donde, por Palomeque, empalma hacia Chimichagua. Esta propuesta recupera la visión de “puerto” de El Banco, complementando el “malecón” con una “vía al puerto”. Es una propuesta con un enfoque de competitividad, importante con miras al actual proyecto de navegabilidad del río Magdalena.

La línea azul es la propuesta que sacaría el tráfico definitivamente del casco urbano, con un enfoque urbanístico de aprovechamiento paisajístico y amortiguamiento de la presión urbana sobre los desaprovechados humedales, hoy víctimas de robos e invasiones por particulares.

Hoy, lo ideal sería combinar las dos propuestas.