Es triste invitar a compañeros de la Unimag a marchar y que respondan: me gustaría, pero ya casi me gradúo y no quiero tirarme de enemigo al rector”,

Los que conocen de historia básica entenderán que hago alusión a la expresión: “el estado soy yo”, de Luis XIV, rey de Francia.

Con tal expresión dicho rey sentenció su autoridad omnímoda por encima del parlamento y en sí, por encima del pueblo.

Esto es con fines académicos y de conciencia política, no es nada personal, no estoy forjando juicios de valor, quizá el rector sea un gran amigo, un gran hijo, una gran persona, eso acá no está en debate, yo me limito a lo político en relación con el Paro Nacional.

En las pasadas elecciones para rector, dije que los docentes debían ser espíritus libres que no tenían que padecer ningún tipo de presiones para votar, mucho menos los estudiantes, tal afirmación me costó la molestia de muchos profesores al punto que llevados por la intolerancia me eliminaron de las redes.

Hace unos días, un valiente estudiante me dio la razón, si existen presiones dentro del alma mater, se demostró que por un contrato te constriñen. A este estudiante le pedían torpedear el paro nacional como condición necesaria para la firma del contrato, a pesar de las presiones, esta persona eligió su dignidad, su orgullo, su valor como persona.

Ahora entiendo todo, muchas veces invité a marchar a varios amigos de la Unimag que estaban de acuerdo con el paro, pero no los veía apoyando en redes ni marchando, ellos me decían: “mi hermano, es que ya casi termino y la verdad no me gustaría tirarme a los de la U de enemigos”. En ese momento, pensé que estaban exagerando para ocultar su cobardía, hoy les pido disculpas por pensar así.

El carisma y la chabacanería no debe ocultar ningún tipo de tiranía, estemos atentos, nadie está por encima de la Universidad…

Por Benjamín Sierra Romero

Abogado amante de la política y la filosofía.