“La política exterior, siendo una actividad continua por parte de un gobierno para modificar situaciones que están fuera de su competencia directa, se manifiesta necesariamente por una serie de decisiones…”

Duroselle

El Estado Nación y la soberanía son dos elementos fundamentales en las relaciones internacionales y la política exterior, para el desarrollo de los países a nivel internacional es trascendental examinar cómo estos van transformando su estructura y organización, así como los elementos que los constituyen.

Actualmente nos encontramos ante cambios esenciales a nivel mundial, esto debido a las nuevas reglas y procesos que se deben encaminar tras la pandemia, ha llegado un momento importante en la historia de todas las naciones, donde se necesita encaminar el avance y desarrollo de los países emergentes en colaboración de los países económicamente estables, principalmente para lograr un entendimiento de las necesidades y perspectivas a futuro de los países más afectados para la crisis sanitaria.

Para poder examinar y forjar la política exterior de un estado nación es necesario, no solo tomar decisiones sino analizar también la política general, a través de las actuaciones de sus entes con el fin de definir los objetivos y determinar los medios para generar o suspender relaciones con actores de la sociedad internacional, la política exterior es aquella que contiene objetivos que se aspira a alcanzar, pero además es aquella que incorpora una correcta utilización de los medios para el logro de esos objetivos, por consiguiente si un país no ha definido correctamente sus fines y objetivos y solo se encuentra reaccionando a los acontecimientos coyunturales, no puede hablarse de una política exterior en beneficio de su estado.

Las ideas clásicas de algunos autores de doctrina sobre política internacional hablan de una separación entre la política interior y la política exterior, concepto que hoy en día parece erróneo, el campo de lo interno y el de lo internacional actualmente está más compenetrado y confluyen ambas en la realidad estatal, existe una dificultad teórica en determinar los factores claves que afectan a la política interior y a la política exterior y en qué condiciones predomina una u otra.

A pesar de los cambios en el sistema internacional, como la formación de bloques económicos, sistemas de integración y las alianzas, los Estados-Nación continúan siendo esenciales para la sociedad internacional, ya que son los precursores de actividades internacionales como la firma de tratados comerciales, convenios internacionales, relaciones intergubernamentales, invasiones, guerras, tratados de paz, etc., de esta manera podemos observar que el Estado-Nación es la parte fundamental para que se lleven a cabo las relaciones internacionales. 

El Estado Nación actúa en el sistema internacional de acuerdo con los intereses de los gobernantes en turno y a los objetivos de la política exterior, las entidades estatales establecen sus propios objetivos que hacen efectivos a través de una serie de instrumentos diplomáticos.

A manera de conclusión se puede indicar que la política exterior como un conjunto de políticas coherentes, racionales y planificadas sirven no solamente para el interés particular de los que dirigen al Estado, sino, también al interés nacional; así también, la responsabilidad del diseño y ejecución recae en un Estado, por esta razón para algunos teóricos de las relaciones internacionales los intereses del Estado no van de acuerdo con los intereses del pueblo o aquellos que los representan, debido a que no se consideran al momento de desarrollarlos.

BIBLIOGRAFÍA

  • Ardila, M. (2009), «Actores no Gubernamentales y Política Exterior». Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal.
  • Attiná, F. (2001), El Sistema Político Global, introducción a las relaciones internacionales, editorial Paidós Estado y Sociedad.
  • García, E. (2006), Introducción al estudio del derecho, Editorial Porrúa, Ed. 59, México.
  • Moreno, I. (1996), La diplomacia: Aspectos teóricos y Prácticos de su ejercicio profesional, Secretaría de Relaciones Exteriores, México.

Por GERALDINE GABRIELA PORTANDA JORDAN

Investigadora del Programa de Investigación de Política Exterior Colombiana - PIPEC