En esta ocasión les traigo dos películas de Netflix: Corre y Te veo, dos producciones que han estado en lo más visto últimamente y es que sin lugar a dudas este tipo de narrativa genera un gran impacto al tocar algo tan sensible como la familia.

Recuerden que habrá spoilers

En “Te veo” nos trasladamos a una familia con un problema de infidelidad que claramente los tiene afectados a todos, la madre infiel quien es terapeuta está tratando de remendar su error, el padre policía totalmente apático e indiferente a su esposa y su hijo adolescente lleno de ira y dolor por la situación. Bajo este contexto seguimos una serie de secuestros a niños en los que este policía lleva el caso, mientras vemos una seria de eventos paranormales que transcurren en esta casa, televisores que se prenden, puertas cerrándose (lo típico), luego conocemos al amante que llega a la casa y sufre un aparente accidente cuando le cae un jarrón desde el segundo piso, y nos vamos moviendo en la duda si es el hijo el causante de estas cosas o realmente hay algo sobrenatural rondando la casa. Finalmente y eso me encantó, nos damos cuenta que nada de esto fue causado por fantasmas vengativos sino por una pareja de adolescentes que se “quedaban a vivir” clandestinamente o solo salían cuando nadie estaba en los hogares, pero el muchacho empezó a asustar a esta familia lo cual daba la impresión que era algo paranormal, pero cada broma fue haciéndose más pesada hasta un desenlace cruel donde el queda herido y la chica es asesinada por el policía, dejaré la parte de los secuestros para que se animen a verla.

 Reconocer que los padres no son perfectos y algunos pueden llegar a realizar actos terribles, nos demuestran que no debemos idealizarlos extremamente y aprender a ver patrones dañinos que nos ayuden a salir de situaciones conflictivas.”

Foto // Corre – Película disponible en la plataforma Netflix.

La segunda película, a pesar de no tener grandes giros y sorprendernos, ya que desde la sinopsis nos indican por dónde va la vaina, si llega a ser mucho más inquietante que la anterior. Tenemos a una madre que ha cuidado de su hija durante 17 años, ya que padece varias enfermedades y está en silla de ruedas. Pero con el pasar de los minutos seguimos junto con la adolescente, que algunas cosas empiezan a ser extrañas y varios comportamientos de la madre nos indican que nada está bien con ella.

Descubrimos, sin mucha sorpresa claro está, que Chloe realmente no está tan enferma como su madre le hacía creer y que realmente la estaba drogando para que jamás se fuera de casa para la universidad. Si llega a impactar no solo por la música cruda y puntos de vista excelentes, sino por las grandes actuaciones de Sarah Paulson (Diane) y Kiera Allen (Chloe), realmente sentimos la ansiedad e impotencia de Chloe que, a pesar de enterarse de todo, no puede literalmente correr de ese hogar, y con Diane sentimos como su mente retorcida se va desequilibrando aún más cada día, llegando a asesinar, a encerrar a su hija y querer drogarla. Tras ser hospitalizada por un aparente intento de suicidio Chloe es secuestrada por su madre totalmente cegada por la necesidad de control y posesión. Aun así, Diane no logra escapar y tras un disparo de la policía cae por las escaleras y Chloe es salvada.

Al final de la película tenemos una escena donde Chloe visita a su “madre” la cual está creería yo, sin movimiento total, ayudada claro está por las pastillas que le da su hija en sus visitas para que jamás pueda recuperarse y sienta lo que ella sintió durante 17 años.

Debo decir que las dos películas si bien hay cosas que no tienen sentido o son muy convenientes, en general si llegan a atrapar con estas historias donde no importa que se lleve la misma sangre, siempre hay personas que pueden hacernos daño. Creo yo que es un excelente vistazo a los problemas mentales de las personas y las repercusiones de estas, y que a pesar de parecer familias perfectas para los demás, nada es perfecto y siempre, siempre, debemos buscar ayuda profesional.

Por Jonnattan Jair

El cine y la televisión siempre han sido un medio por el cual la vida se transmite con fantasía, magia y hasta cruda realidad en ocasiones. Yo les traigo una forma diferente de interpretar estas películas y series que tanto disfrutamos. Las abordaré con humor, con toques de critica social y por supuesto como cada cuadro y sonido nos hace sentir muchas emociones.