El cuerpo perfecto, la altura, el color de piel no define quien eres, y eres tan bello y especial siendo tú, sin tratar de imitar falsos estándares”.

La belleza la podemos apreciar por medio de algunos sentidos como la vista, el oído o el gusto, pero lo cierto es que lo que consideramos hermoso o bello es subjetivo y depende de las características y preferencias de cada persona. Por muchos años han existido estándares de belleza que nos guían a lo que se supone es agradable y aceptable ante la sociedad, estereotipos que pueden parecer inalcanzables para quien los admiren y se frustran en su intento por conseguirlo, y ese es el problema, la frustración, y el conflicto interno al que muchas personas se someten por tratar de ser aceptados ante los demás.  

Se habla de amor propio, y de la capacidad que cada uno tenemos para brillar con luz propia sin tener la necesidad de tratar de convertirnos en alguien o algo que no nos define, se habla de la belleza interior, de la seguridad de sentirse bien consigo mismo, ¿pero de verdad lo estamos aplicando? o ¿solo queremos aparentarlo?

Y con esto no se intenta decir que la salud no importa, al contrario, lo que hagas hazlo primero que nada por salud, por sentirte bien, empieza por aceptarte a ti mismo, que lo que hagas te haga sentir feliz y satisfecho, pretendemos querer a los demás, pero el amor y el respeto comienzan desde adentro de cada uno, no hagas nada que llegue a perjudicar tu integridad.  

Al mismo tiempo, la belleza la podemos encontrar en cosas tan simples como lo es, el milagro de poder despertar cada mañana, escuchar y bailar esa canción, tener la dicha de abrazar a alguien a quien amas. Cuídate, valórate, consiéntete, pero no te frustres porque a la perfección nunca vas a llegar, mírate al espejo y siéntete orgulloso de quien eres, cambia hábitos que afectan tu vida porque la definición que cada quien tiene como belleza es diferente, no busques la aceptación de los demás, sin antes tener la propia.

Sin duda alguna, el cuerpo perfecto, la altura, el color de piel no define quien eres, y eres tan bello y especial siendo tú, sin tratar de imitar falsos estándares, porque la belleza se encuentra ante los ojos de quien la miran.