Está claro que tres de las más importantes instituciones del Magdalena juegan con las necesidades del pueblo

Al ser la #MatrículaCero una bandera política de tan profunda importancia en las exigencias del movimiento estudiantil universitario, es entendible que ningún gobierno quiera quedarle mal.

Es por eso que hoy vemos al #TeamVera y a Fuerza Ciudadana en tan aparatoso enfrentamiento mediático.

Lo cierto es que ambas partes actúan cínicamente:

Por su parte, la administración de la Universidad dejó para último minuto la firma del convenio interadministrativo y la socialización del mismo a la comunidad universitaria para explicar que la gobernación asignaba 2.700 millones para la matrícula financiera estudiantil. Dando por menos esto, dos días antes del plazo vencimiento de pago de matrícula realizan un en vivo donde responsabilizan a la gobernación por no haber “enviado el dinero completo” y, con esta estrategia política-discursiva, manipularon los ánimos de protesta de jóvenes estudiantes que exigimos legítimamente al gobernador que se cumpla con lo acordado.

Por otro lado, la gobernación calla de manera sepulcral a dónde fueron 3.000 millones de pesos destinados por la Alcaldía de Santa Marta D.T.C.H. al alivio económico de estudiantes de la Universidad del Magdalena por medio del Fondo para la Gratuidad Estudiantil (FONGES). El movimiento político y sus representantes (desde las Juventudes hasta Rafael Martinez) dicen haber cumplido; pero, financieramente, el aporte dado no cubre siquiera a los y las estudiantes de pregrado Magdalenenses, tampoco a estudiantes de postgrado con arraigo en el departamento.

Esto sólo confirma que el FONGES no garantizó gratuidad para este período académico a estudiantes de la Unimagdalena, a menos que se identifique y se destine el rubro en cuestión enviado por la alcaldía.

Lo verdaderamente importante, que es la garantía de la matrícula cero, todavía está en cuestión; es decir, miles de estudiantes aún guardan la incertidumbre del dinero a pagar, mientras evidenciamos una lucha política mediática mínimamente costosa.

Está claro que tres de las más importantes instituciones del Magdalena juegan con las necesidades del pueblo, de las familias y estudiantes, por intereses políticos y personales.

Hace falta trabajar aún más en alternativas políticas que nos permitan superar esta dicotomía política tradicional.

Por Duván Herazo Ferreira

Líder estudiantil y vocero del comité promotor del Paro Unimagdalena.