Solo diré una cosa para iniciar: ¡Amo esta película!

Hoy voy a unir dos hechos recién transcurridos: los Premios Óscar y las protestas en Colombia, y ustedes se preguntaran: “¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?”, pues bien, se llama El juicio de los 7 de Chicago, película estrenada en Netflix y nominada a cinco Premios Óscar, y aunque lamentablemente no ganó ni una sola estatuilla, para mi es una de las mejores películas que he visto en el año.

Ubiquémonos en 1968, donde se realizó una manifestación contra la guerra de Vietnam, pero todo resultó en una batalla campal contra la policía, y de entre todos los manifestantes siete fueron llevados a “juicio”, lo que me lleva a decir el porque la amo.  primero debo decir que adoro las películas de juicios, pero esta llega mucho más profundo y es que con las actuales protestas colombianas vemos reflejado en este juicio todo lo que está mal: corrupción, abuso de poder, racismo, fuerza desmedida e injustificada y un montón de etcéteras que vivimos diariamente. Y es que en este grupo de enjuiciados tenemos a pesar de como fueron tachados “de izquierda”, vemos yippies, activistas del Partido Pantera Negra, demócratas y demás grupo de jóvenes que lo que buscaban era una conciencia social sobre la guerra. Como no sentirnos cercanamente identificados no solo con ellos siete sino con sus abogados, se siente esa impotencia por el evidente montaje que hacen el fiscal, juez y demás entes que deberían ser imparciales.

Siempre hemos visto como los que están al mando se valen de artimañas para descalificar la lucha del pueblo cuando no pueden usar la fuerza

La película no solo brilla por su concepto político y social, las actuaciones son fenomenales, llegamos a odiar con fuerza al juez (Frank Langella) por llevar un juicio parcializado y totalmente inclinado a descalificar cualquier pensamiento diferente a la derecha, el abogado principal (Mark Rylance) nos transmite perfectamente la impotencia  e ira por ver como cada testimonio es desestimado cínicamente por el juez, la actuación de los acusados son impresionantes, vemos acá jóvenes totalmente diferentes en sus formas de ver la vida pero que los une un mismo ideal. En especial la actuación de los hippies (Jeremy Strong y Sacha Baron Cohen) que mediante la comedia política y su onda antisistema no solo dan un aire mas fresco al juicio sino que demuestran que con su conocimiento son capaces de dejar sin palabras a muchos ya denominados superiores. Luego la actuación de Eddie Redmayne como Tom Hayden quien es el presidente de la SDS es grandiosa, lo vemos sufrir por sus acciones en las manifestaciones y como remata la película con su discurso final.

¿Se les hace conocidas estas palabras resaltadas? Si es así es porque sabe que estos gobiernos corruptos y déspotas no dudan en usar desde los medios para tergiversar las luchas de la clase oprimida, sino que llegan a la fuerza bruta para aplacar cualquier movimiento diferente a sus intereses.

Finalizo diciendo que deben ver esta película y ojala muchas veces, para que seamos más empáticos con las personas que son perseguidos por su forma de pensar y poder unirnos, no en violencia y disturbios sin sentido, sino en una idea de progreso colectivo que deje atrás tantos años de sangre y muerte.

Por Jonnattan Jair

El cine y la televisión siempre han sido un medio por el cual la vida se transmite con fantasía, magia y hasta cruda realidad en ocasiones. Yo les traigo una forma diferente de interpretar estas películas y series que tanto disfrutamos. Las abordaré con humor, con toques de critica social y por supuesto como cada cuadro y sonido nos hace sentir muchas emociones.