El corazón no es como una caja que se llena; aumenta de tamaño cuantas más amas. Soy diferente a ti. Esto no me hace amarte menos. De hecho, me hace amarte más.”

Lost in Translation de 2003 y Her de 2013, plasman dos puntos de vista sobre el divorcio, siendo la primera dirigida por Sofia Coppola (así es, la hija de Francis Ford Coppola, director del Padrino) y la última dirigida por Spike Jonze.

¿Pero por qué les hablo de estas dos películas? Pues lo interesante es que precisamente estos dos directores estuvieron casados por 4 años, entonces Sofía Coppola saca “Perdidos en Tokio” y su ex esposo 10 años después lo que podríamos llamar la respuesta a esta película. Pero por supuesto, lo que nos atañe no es la vida privada de los famosos sino el cine, pero era necesario dar el contexto para comprender lo relacionadas que están a pesar de su temática.

En Lost in Translation tenemos a Charlotte (Scarlett Johansson) y Bob Harris (Bill Murray) quienes se conocen y empiezan a tener una amistad en el país nipón, Charlotte casada con un afamado fotógrafo se siente aislada por su pareja, mientras que Bob luego de 25 años de matrimonio viaja a Tokio para trabajar. A pesar de la evidente diferencia de edad entre los dos, logran llevarse muy bien hasta tener una conexión llevada por el vacío de sus vidas. Esta película no solo resalta por la excelente actuación de Bill y Scarlett, sino por su maravillosa fotografía y musicalización, realmente nos transporta a cada momento y sentimiento de nuestros personajes.

Por otro lado, Her es una película futurista, aunque muy viable. Nuestro protagonista es Theodore Twombly (Joaquín Phoenix) esta cinta es mucho más íntima y tranquila, con otra actuación magistral de nuestro querido “Joker”, el cual, tras un divorcio, ocupo su mente en su trabajo escribiendo cartas personalizadas, dejando atrás sentimientos de amor y anhelos de encontrar otra pareja con su corazón roto. Es entonces cuando llega ELLA, una inteligencia artificial totalmente versátil y hasta única se podría decir, la cual empieza como una asistente común (como las que ya existen hoy en día) pero con su espontaneidad y alegría llega a tener una relación con Theodore que va más allá de lo que se creería. No voy a poner a discusión lo moral y legal que tendría esta relación para nada convencional, ya que en la película no es algo escandaloso. Por el contrario, lo que destaca es cuan solo se puede sentir una persona que se apega a la primera cosa, persona, mascota y demás que lo haga sentir mejor y como se crean estos vínculos a veces insanos.

Una de las conexiones que tienen las películas son las parejas de sus protagonistas, el esposo de Charlotte es bastante parecido a Spike Jonze, mientras que la ex esposa de Theodore es extrañamente igual a Sofía Coppola, pero sin duda lo que las une más es precisamente Scarlett Johansson quien no solo protagonizo la primera, sino que hizo la voz de Samantha, la voz de la inteligencia artificial.

Se podría decir que estas películas son en algunos momentos lentas y hasta que tienen escenas que no aportan mucho, pero quiero que se den la oportunidad de verlas, es una oda a la soledad y no solo la de pareja, sino como a veces nos sentimos vacíos en este basto mundo, sintiéndonos hasta cierto punto desconectados del mismo.

Por Jonnattan Jair

El cine y la televisión siempre han sido un medio por el cual la vida se transmite con fantasía, magia y hasta cruda realidad en ocasiones. Yo les traigo una forma diferente de interpretar estas películas y series que tanto disfrutamos. Las abordaré con humor, con toques de critica social y por supuesto como cada cuadro y sonido nos hace sentir muchas emociones.